jueves, 30 de enero de 2014

LOS TIPOS DE REPRESENTACIÓN DIPLOMÁTICA Y SU BENEPLÁSITO


A partir del Congreso de Viena de 1815, se acuerda la jerarquización de representantes de soberanos:

·        Los embajadores, los legados y los nuncios.

·        Los enviados, ministros u otros acreditados cerca de los soberanos.

·        Los encargados de negocios acreditados únicamente ante el ministro de Relaciones Exteriores.

La Convención de 1961, en su artículo 14, señala: Los jefes de misión se dividen en tres clases: a) Embajadores o nuncios acreditados ante los jefes de Estado, y otros jefes de misión de rango equivalente; b) Enviados, ministros o internuncios acreditados ante los jefes de Estado; c) Encargados de negocios acreditados ante los ministros de Relaciones Exteriores.

Los ministros plenipotenciarios (enviados extraordinarios y ministro plenipotenciario) constituyen con los internuncios, la segunda categoría de jefes de misión.

El artículo 2º y 15, del mismo ordenamiento señala: “El establecimiento de relaciones diplomáticas entre Estados y el envió de misiones diplomáticas permanentes se efectúa por consentimiento mutuo. Los Estados se podrán de acuerdo acerca de la clase a que habrán de pertenecer los jefes de sus misiones”.

La resolución de un gobierno a favor de la designación de un agente diplomático se ve influida por la idea de que se trata de la persona más apta para desempeñar el puesto que se le confía. Decidida la elección (sea la persona surgida del cuerpo diplomático), la cortesía y la práctica internacionales establecen que se solicite la opinión previa de las autoridades del gobierno ante el cual será acreditado el candidato (a) para saber si tal elección resulta agradable y satisfactoria, la llamada “demanda o solicitud de beneplácito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario