sábado, 15 de junio de 2013

QUE NOS DISTINGUE


La sociología, como ciencia del estudio de la sociedad, nos indica varios parámetros que nos distingue y nos permite sobresalir del entorno social en el que nos desenvolvemos.  Al relacionar el buen gusto por las actividades que desarrollamos, nos permite destacar y sobresalir en él.

¿Pero qué será lo que nos distingue?

Pierre Bourdieu, señala que la cultura entre el buen gusto y la educación no van riñendo por sí, sino que se complementan, de lo que es cultivado y la cultura como acción de cultivar.

Así el tipo de música que escuchamos, el gusto por la pintura, los lugares que frecuentamos, las personas que visitamos, la escuela que asistimos, el deporte que practicamos, la lectura a la que somos asiduos,  la comida que consumimos, la ropa que vestimos, la forma de conducirnos, la manera en que caminamos, la forma en que razonamos y comportamos, la forma de llevar y de peinamos, el ambiente en que vivimos, la manera en que comemos, la postura en que dormimos, el calzado que calzamos, la forma que discernimos, el trabajo que tenemos, la profesión que estudiamos, la zona en que residimos, etcétera,  nos distinguen de una u otra forma.

La disposición al cambio, la afición a la innovación, la especialización de nuestras conductas, entre otras cosas, deberán ser nuestra consecución.


No necesitamos a nuestro alrededor a las fracciones dominantes y a las dominadas para entender cuál podría ser nuestra posición en el lugar que hemos elegido estar. Si nos situamos como dominantes de nuestro quehacer, entonces habremos ganado la única condición universal, amarnos y amar. Y  no hay nada que distinga de forma tan rigurosa a las diferentes clases como la disposición objetivamente exigida por el consumo legítimo de obras legítimas como la actitud y la aptitud. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario