sábado, 28 de febrero de 2015

PROYECTO DE VOTACIÓN


En un sistema de votación directa, las opciones que tienen los electores son muy variables. Para proyectar una votación (aproximada) en una elección abierta, la preferencia sería que los electores votaran la mitad más uno en una casilla, por un candidato (a) o por un partido político. Está “estrategia” para muchos consultores y expertos sería la ideal. Sin embargo pasa sobre ellos que la proyección sería: calcular el abstencionismo y  sobre el la votación que el candidato (a), o partido político requiere para ganar.

En muchas elecciones se realizan siguiendo el lema “una persona, un voto”, que viene a decir que los votos de cada votante deben valer lo mismo. Sin embargo, esto no se cumple en todos los sistemas. En las campañas electorales bien planeadas, el peso de cada voto se corresponde con la cantidad acciones que tiene cada votante, lo que convierte el lema en “una acción, un voto”.

Los votos pueden tener pesos diferentes por otras razones, el diferente rango de los votantes. Un caso especial de esta situación es cuando a un votante se le da el privilegio de resolver los empates.

La táctica del activismo y la estrategia de movilización traen como consecuencia un mejor resultado electoral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada